Todos sabemos que es conveniente tirar el papel y el vidrio en contenedores especiales para poder reciclarlos y convertirlos en más papel y más vidrio, evitando así la tala de árboles y el gasto añadido de energía. También sabemos lo importante que es depositar pilas y otros objetos contaminantes en lugares destinados para ello con el fin de evitar que nuestro medio ambiente se deteriore cada vez más.

Sin embargo, aún quedan muchos otros por reciclar. Hoy en día nos seguimos preguntando dónde tirar los equipos informáticos o electrónicos obsoletos, en desuso o averiados.

Por ello, nosotros recogemos a domicilio toda esos residuos informáticos, puedan o no seguir siendo funcionales, para su clasificación, reciclado o reaprovechamiento.

¿Por qué es tan importante reciclar?

Todos los días leemos y escuchamos noticias sobre su importancia. Basura en nuestros océanos, ciudades donde casi no se puede respirar, suelos contaminados… producimos una gran cantidad de residuos que tardan mucho tiempo en desaparecer y se acumulan en la naturaleza si no reciclamos. Eso nos solo nos afecta a nosotros, sino que las futuras generaciones se encontraran con un mundo muy contaminado si no tomamos medidas.

Al reciclar reducimos el trabajo necesario para la de extracción, transporte y elaboración de nuevas materias primas. Eso se traduce en menor uso de la energía para llevar a cabo esos procesos. Además, no hay que olvidar que gran parte de los recursos naturales de que se utilizan para generar esa energía (petróleo, agua, gas…) no son infinitos, y por lo tanto, hay que moderar su consumo para no agotarlos.

También reducimos el efecto invernadero, ya que al consumir menos energía se genera menos CO2 a la atmósfera, con lo cual se reduce el efecto invernadero, causante de los grandes cambios en el clima a nivel mundial (deshielo de los casquetes polares, alteraciones en las temperaturas, aumento de la desertificación…).

A todo esto hay que añadir que cuando los residuos llegan al vertedero son incinerados y generan gases nocivos para el medioambiente. Reciclando llegan menos residuos al vertedero y se producen menos gases contaminantes.