La gestión de proyectos de TI (Tecnologías de la Información) incluye la supervisión de los proyectos de desarrollo de software, instalaciones de hardware, actualizaciones de red, despliegues de computación en nube y virtualización, proyectos de gestión de datos y análisis de negocios, y la implementación de servicios de TI.

Además de los problemas normales que pueden causar que un proyecto fracase, los factores que pueden afectar negativamente el éxito de un proyecto de TI incluyen avances en la tecnología durante la ejecución del proyecto, cambios a la infraestructura que impactan la seguridad y la gestión de datos, y relaciones de dependencia desconocidas entre hardware, software, la infraestructura de red y los datos.

Los proyectos de TI también pueden sucumbir a la penalización de la primera vez de uso que representa el riesgo total que una organización asume a la hora de implementar una nueva tecnología por primera vez. Debido a que la tecnología no ha sido aplicada o utilizada antes en la organización, es probable que haya complicaciones que afecten la probabilidad de éxito del proyecto.

Lidiar con proyectos de TI exige mucha organización y planificación. Implementar estrategias que permitan gerenciarlos con mas tranquilidad, con el mínimo posible de imprevistos, ya es parte de la rutina de cualquier gestor. En la práctica, esto es un desafío enorme.

Es por eso que las empresas invierten cada vez más en técnicas y metodologías para viabilizar una gestión más inteligente. El objetivo es garantizar que el recorrido de los procesos se mantenga dentro del previsto, con bajo costo y alta productividad.